Lo mejor en la vida

Lama Zopa

 

     Lo mejor que podemos hacer con nuestra vida es apreciar a los seres sensibles. Cada día, cualesquiera que sean nuestras circunstancias, tanto si somos felices o no, si estamos animados o deprimidos, en cualquier momento y lugar, hemos de respetar a los seres sensibles. Puede suceder que cuando nos sintamos infelices, abandonemos a los seres sensibles, y que sólo cuando nos sintamos felices pensemos en los demás. Bien, también puede suceder que cuando seamos felices, también los abandonemos, pero de cualquier manera, no importa si estamos felices o no, cualquier circunstancia en la que nos encontremos, mantengamos como nuestro único propósito en la vida el bienestar de los seres sensibles. Continuamente, cada día, todo el tiempo, pensar siempre lo valiosos que son, cómo en realidad son, lo más valioso que existe. Incluso el Buda, el darma y la sanga provienen de los seres sensibles –los treinta y cinco Budas, Vajrasatva, todos ellos. Por eso, los seres sensibles son lo más importante de nuestra vida.

Si vivimos nuestra vida con esta actitud, aun si no hacemos el retiro de tres años o estudiamos el darma exhaustivamente, tendremos felicidad en el presente y en el futuro. Con esta actitud, nuestro futuro siempre será excelente, el mejor.

Vivir nuestra vida con esta actitud, pensar que cada ser sensible, cada persona que encontremos es lo más valioso, en casa, en el trabajo, en nuestro centro de darma, sintamos que cada persona que vemos es la más preciosa de nuestra vida. De esta manera no sólo experimentaremos felicidad ahora, sino también la mejor posible en el futuro, y en el momento de la muerte no sentiremos pesar, sólo felicidad y gozo. Aunque nuestra vida haya empezado con sufrimiento, puede terminar con gozo.

     Con el pensamiento de apreciar a los demás, ayudarles acontece de manera natural, sin dificultad. Ayudaremos a los demás felizmente, de manera voluntaria, gozosamente. Con este pensamiento, ayudar a los demás será lo mejor, la cosa más hermosa y satisfactoria que podamos hacer en nuestra vida. De esa manera, aunque pudiéramos estar haciendo exactamente las mismas cosas que hacíamos con anterioridad, aunque nuestro trabajo o nuestras acciones no cambiasen, debido a que nuestra actitud es diferente, todo lo que hacemos aporta felicidad, satisfacción y gozo.

     Antes, cuando hacíamos las cosas impulsadas por el ego; con una mente egocéntrica, no disfrutábamos de la vida y afrontábamos muchos problemas. El mismo trabajo, el mismo empleo –en un centro de meditación o en la oficina, pero siempre había problemas con otras personas, insatisfacción con nuestro trabajo, una gran cantidad de infelicidad. Pero ahora, con este cambio de actitud, pensando en todos ellos como la cosa más valiosa de nuestra vida, ayudarlos y beneficiarse se vuelve algo natural; no como una carga, sino como una alegría. Ayudar a los demás se vuelve un placer, no un trabajo. Les estamos dando algo a los demás, por lo que nos sentimos felices, satisfechos, plenos y gozosos.

 

Extracto de un texto no publicado de Lama Zopa.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para administrar la identificación, la navegación, proceso de compra y otras funciones. Puedes aceptar o denegar que podamos crear este tipo de cookies en tu dispositivo haciendo click en el botón correspondiente (y cambiar tu elección en cualquier momento). Sin embargo, ten en cuenta que si no aceptas el uso de cookies no podrás realizar algunos procedimientos como, por ejemplo, el registro en nuestra web o la compra de cualquier de los productos de nuestra tienda.