Instrucciones de Atisha y los Gueshes Kadampas

Precio de venta5,29 €
Descripción
Comparte este libro

Autor: Gueshe Lobsang Tsultrim
ISBN: 978-84-15912-41-5
Edición: 2001
Páginas: 148


Tíbet, año 1000. Durante un largo periodo de tiempo. Tíbet había sufrido diversas guerras fraticidas que lo sumieron en un espantoso caos: persecuciones, destrucciones de monasterios... Todo ello originó mucha confusión y, lamentablemente, la degeneración del darma. Fue entonces cuando Yes-she Ö, un rey de Tíbet, invitó a Atisha, el maestro budista de aquel momento más venerado en India, a que se trasladara a Tíbet para que volviera a propagar el darma puro, libre de errores. Tras muchas dificultades, el gran maestro hindú, aceptó el ofrecimiento, sin con ello –tal como se narra en el libro- su vida era de mayor beneficio para el resto de los seres. Y fue así como “la Rueda del Darma giró por segunda vez” en el país de las nieves eternas. Las instrucciones que dio Atisha, a partir de preguntas y respuestas concernientes a la comprensión y práctica correctas del budismo, así como las que también transmitieron el discípulo principal Drom y otros gueshes kadampas, fueron reunidas y escritas posteriormente por el gueshe kadampa Tsun-ba-je-gom, en el texto raíz que, tras una transmisión ininterrumpida de maestros, llega ahora hasta nosotros con el comentario del venerable lama kadampa Gueshe Lobsang Tsultrim –del cual se incluye una breve biografía en esta publicación. Aunque el texto fue escrito inicialmente para monjes, el profundo conocimiento del comportamiento humano, junto con la contemporanización que le confiere el autor lo convierten en un texto de una actualidad asombrosa, fuente también de inspiración y meditación para laicos del mundo de hoy. Las instrucciones kadampas contienen la esencia de las enseñanzas de Buda y se caracterizan por su forma inmediata y directa de transmitir el darma. “ La nobleza más suprema es tener control sobre nuestra propia mente. La virtud más suprema es poseer una mente que desea beneficiar a los demás. La instrucción más suprema es el estado continuo de atención consciente.(...) El ofrecimiento más supremo se halla en el no apego. La práctica de moralidad más suprema es una mente pacífica. La paciencia más suprema es la humildad. El esfuerzo más supremo es abandonar el apego hacia las actividades. La meditación más suprema es la mente libre de cualquier intento. La sabiduría más suprema es no aferrarse a los fenómenos por su apariencia”.


Comentarios

Aún no hay comentarios para este producto.

Facebook

Síguenos en Facebook.

Twitter

Síguenos en Twitter.

Instagram

Síguenos en Instagram.

Contacto

Contacta con nosotros.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para administrar la identificación, la navegación, proceso de compra y otras funciones. Puedes aceptar o denegar que podamos crear este tipo de cookies en tu dispositivo haciendo click en el botón correspondiente (y cambiar tu elección en cualquier momento). Sin embargo, ten en cuenta que si no aceptas el uso de cookies no podrás realizar algunos procedimientos como, por ejemplo, el registro en nuestra web o la compra de cualquier de los productos de nuestra tienda.